breaking news

Denuncian parálisis de obras en La Plata por “exigencia” de la UOCRA

Denuncian parálisis de obras en La Plata por “exigencia” de la UOCRA

abril 3rd, 2017
INTERES GENERAL

iempre atada a los vaivenes de las finanzas nacionales, tan frecuentes como drásticos, la construcción es considerada por muchos como uno de los principales motores de la economía. En nuestra región, la actividad atraviesa un momento que algunos desarrolladores consideran “complicado” y de “virtual parálisis”, pero no tanto como consecuencia de la recesión, sino debido a planteos sindicales caracterizados como “arbitrarios y antojadizo
Los constructores afirman que la cantidad de edificios en obra se desplomó durante los años recientes, por una merma en la rentabilidad y lo que describen como la “imposibilidad” de garantizar plazos de entrega “por las continuas tomas”; apuntan contra la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) como impulsora de demandas “que rozan lo extorsivo”, imputación que el gremio descarta de plano acusando, en cambio, a los empresarios de querer “avasallar a los trabajadores”.
“Casi la totalidad de los edificios en construcción estuvo alguna vez parada por la UOCRA; es una situación alienante y que en los últimos tiempos viene alcanzando aristas tragicómicas por el tenor de las exigencias” señalan los responsables de los proyectos inmobiliarios: “siempre se les ocurre algo nuevo y todos son gastos que empujan la inversión al límite de lo que ya no es viable”.
“Cada dos meses nos toman la obras; a principio de 2016 fueron quince días; luego del 15 de diciembre hasta el 1 de febrero, y ahora tenemos seis obras paradas” se lamenta Gustavo Tejada, titular de una firma con varios emprendimientos en curso y cerca de un centenar de personas trabajando: “desde 2013 todo el que quiera hacer un edificio está obligado a ir a negociar al sindicato el ‘convenio UOCRA’ en términos que implican, por ejemplo, un 50 por ciento de sobrecosto laboral por encima del convenio colectivo del rubro”.
Algunas de las “recomendaciones” del sindicato que se formalizan en esos acuerdos mano a mano son, se menciona, tener al menos una mujer en la obra (“implica un vestuario y un baño específico, y además como no puede hacer tareas pesadas termina sólo repartiendo las viandas”); pagar el valor del jornal “un 50 por ciento por encima de lo legalmente estipulado”; pagar viáticos y un “premio final” de obra a cada trabajador “de 50 mil pesos para arriba; y tomar el 70 por ciento del personal de la bolsa de trabajo gremial “esté mínimamente capacitado o no”.
“Así como hace cuatro años se estaban levantando al mismo tiempo 400 edificios, ahora hay menos de cien” calcula Tejada: “las empresas de afuera, que hacían cinco o seis por año, ya no quieren venir a arriesgar. Y esto termina siendo negativo para la gente y el mercado laboral que dice defender el sindicato, porque se generan menos puestos de trabajo”.

Deja un comentario