breaking news

Marcharon a cuatro años de la trágica inundación

Marcharon a cuatro años de la trágica inundación

abril 3rd, 2017
INTERES GENERAL

Bajo el cielo plomizo del atardecer y desafiando una persistente llovizna, integrantes de asambleas barriales y familiares de víctimas recordaron ayer el cuarto aniversario de las trágicas inundaciones del 2 de abril de 2013.
Una convocatoria que superó los pronósticos acompañó a los manifestantes, que se dieron cita frente al escenario montado en plaza Moreno para leer la nómina de quienes perdieron la vida a lo largo de esa noche fatídica e interminable, y dar a conocer un documento con durísimos cuestionamientos a las autoridades municipales y de Defensa Civil -de entonces pero también actuales- amén de pedidos de terminación de las obras del “mega-plan” hidráulico que se desarrolla en la Región, entre otras cuestiones.
Liderada por las asambleas vecinales de Barrio Norte, Parque Castelli y Tolosa, que estuvieron entre las zonas más castigadas por una de las mayores tragedias originadas en causas naturales de la historia argentina, la movida incluyó también una marcha hasta la Casa de Gobierno bonaerense.
CRITICAS Y RECLAMOS
Los damnificados recordaron que la inundación “puso de manifiesto la inacción del gobierno antes, durante y con posterioridad”, y destacaron que “con la lucha en la calle se logró que se diera como cifra final y oficial de muertos 89, en vez de 52 como querían hacer creer a la ciudadanía”, además de afirmar que “todos sabemos que fueron más”.
Los reclamos abarcaron “un verdadero plan maestro integral, que incluya los arroyos pero también el resto del sistema de drenaje, mirando al presente y al futuro”; “planes de alerta y contingencia con una sociedad plenamente informada del riesgo”; “reforma del Código de Ordenamiento Urbano”; “Coordinación de todas las áreas de gobierno”; y “Comunicación, participación e información pública”.
De acuerdo con un informe elaborado por la facultad de Ingeniería de la UNLP, los cerca de 390 milímetros de lluvias que cayeron sobre La Plata entre las 18 y las 23 del 2 de abril de 2013, al cabo de un fin de semana “extra largo” que tuvo a la ciudad sin barrido e higiene urbana, superaron toda previsión y saturaron la capacidad de entubamientos como los de los arroyos Regimiento y Pérez.
El agua entonces desbordó por los sumideros, ganando las zonas bajas y ocupando los valles de inundación de los viejos cauces sepultados por el avance del cemento urbano mientras todo quedaba a oscuras y el colapso en las redes de comunicaciones era completo.
Incontenible, la correntada atrapó autos, arrasó casas precarias y condenó a muerte a ancianos imposibilitados de desplazarse a lugares seguros; cerca de los arroyos El Gato y Maldonado, en sectores aledaños con el parque Castelli, y en La Loma, alcanzó alturas cercanas a los dos metros.

Deja un comentario