Francisco pidió a Occidente cambiar su «estilo de vida irresponsable»

Mundo

Francisco pidió a Occidente cambiar su «estilo de vida irresponsable»

El papa Francisco pide que Occidente cambie su «estilo de vida irresponsable» para frenar lo que considera una «crisis climática» que es responsabilidad del ser humano, al tiempo que, en un nuevo escrito, critica a los negacionistas del cambio climático y rechaza que se culpabilice a los pobres por el calentamiento global.
«Un ser humano que pretende ocupar el lugar de Dios se convierte en el peor peligro para sí mismo», plantea el pontífice en la última frase de su exhortación apostólica «Laudate Deum» (alaben a Dios), publicada este miércoles por el Vaticano y que Jorge Bergoglio define como dirigida «a todas las personas de buena voluntad sobre la crisis climática».
En un escrito de explícita continuidad con su encíclica de 2015 Laudato si’, Francisco sostiene la necesidad de volver a llamar la atención en materia ambiental a causa de la aceleración de sucesos como el aumento de las temperaturas terrestres provocado por la acción del ser humano y la falta de resultados de las cumbres dedicadas a frenar estas tendencias cuando, dice, «el cambio climático es uno de los principales desafíos a los que se enfrentan la sociedad y la comunidad mundial».
«Ya no podemos dudar de que la razón de la inusual velocidad de estos peligrosos cambios es un hecho inocultable: las enormes novedades que tienen que ver con la desbocada intervención humana sobre la naturaleza en los dos últimos siglos», plantea en la exhortación.
La responsabilidad del calentamiento global, para Francisco, resulta clara cuando plantea que «ya no se puede dudar del origen humano – antrópico- del cambio climático».
En un contexto en el que «es indudable que el impacto del cambio climático perjudicará de modo creciente las vidas y las familias de muchas personas», Francisco considera que algunas de sus consecuencias ya son «irreversibles» al menos por cientos de años, aunque cree que aún hay margen para que la humanidad frene antes del abismo climático, por eso, afirma que «ciertos diagnósticos apocalípticos suelen parecer poco racionales o insuficientemente fundados».
«Es indudable que el impacto del cambio climático perjudicará de modo creciente las vidas y las familias de muchas personas».
En el escrito, el Papa reconoce por un lado la importancia de las pequeñas acciones, como la reducción de desperdicios o los consumos responsables, aunque advierte que «las soluciones más efectivas no vendrán sólo de esfuerzos individuales, sino ante todo de las grandes decisiones en la política nacional e internacional».
«Este solo hecho de modificar los hábitos personales, familiares y comunitarios alimenta la preocupación frente a las responsabilidades incumplidas de los sectores políticos y la indignación ante el desinterés de los poderosos», denuncia luego.
Así, en uno de los pasajes más concretos del escrito de 73 puntos, Bergoglio plantea: «Si consideramos que las emisiones per cápita en Estados Unidos son alrededor del doble de las de un habitante de China y cerca de siete veces más respecto a la media de los países más pobres, podemos afirmar que un cambio generalizado en el estilo de vida irresponsable ligado al modelo occidental tendría un impacto significativo a largo plazo».
En el plano internacional, además de pedir que haya soluciones concretas en la próxima cumbre ambiental COP28 de Dubai, reclama un nuevo multilateralismo como forma de poder hacer más espacio a nuevos esquemas de decisiones.
«Un cambio generalizado en el estilo de vida irresponsable ligado al modelo occidental tendría un impacto significativo a largo plazo».
La exhortación se publica este miércoles en ocasión del día que de san Francisco de Asís, una figura vinculada en la Iglesia al amor por la tierra y los animales, que ya había inspirado al Papa para los títulos de la Laudato si’ y de su encíclica de 2020 Fratelli Tutti y de la que Bergoglio se vuelva a valer para dar el nombre al escrito de este miércoles.
En el escrito, el Papa traza la gravedad de la situación, con cifras que respaldan las alertas por la suba del nivel de los océanos y la contaminación del aire, al punto que reconoce que, si bien aún hay margen de actuación, «la posibilidad de llegar a un punto crítico es real».
Al mismo tiempo que reconoce la responsabilidad del ser humano en la «crisis climática», Francisco deja varias críticas a los negacionistas del cambio climático y pide terminar «de una vez con las burlas irresponsables que presentan este tema como algo sólo ambiental, verde, romántico, frecuentemente ridiculizado por los intereses económicos».
«Aceptemos finalmente que es un problema humano y social en un variado arco de sentidos», reclama, antes de sostener que los denominados grupos «radicalizados» «cubren un vacío de la sociedad entera, que debería ejercer una sana ‘presión’ porque a cada familia le corresponde pensar que está en juego el futuro de sus hijos».
Para Francisco, así, «por más que se pretendan negar, esconder, disimular o relativizar, los signos del cambio climático están ahí, cada vez más patentes».
En otro pasaje dedicado a las posturas que niegan la evidencia científica, Bergoglio recuerda que «en los últimos años no han faltado personas que pretendieron burlarse de esta constatación» cuando «mencionan supuestos datos científicamente sólidos, como el hecho de que el planeta siempre tuvo y tendrá períodos de enfriamiento y de calentamiento».
Estos planteos «olvidan mencionar otro dato relevante: que lo que estamos verificando ahora es una inusual aceleración del calentamiento, con una velocidad tal que basta una sola generación -no siglos ni milenios- para constatarlo».
En ese marco, Francisco lamenta que «con la pretensión de simplificar la realidad, no faltan quienes responsabilizan a los pobres porque tienen muchos hijos y hasta pretenden resolverlo mutilando a las mujeres de países menos desarrollados».
«Como siempre, pareciera que la culpa es de los pobres», enfatiza luego, antes de denunciar «que un bajo porcentaje más rico del planeta contamina más que el 50% más pobre de toda la población mundial, y que la emisión per cápita de los países más ricos es muchas veces mayor que la de los más pobres».
«Lamentablemente la crisis climática no es precisamente un asunto que interese a los grandes poderes económicos, preocupados por el mayor rédito posible con el menor costo y en el tiempo más corto que se pueda», argumenta luego.
Además de la responsabilidad del ser humano por el avance de lo que Francisco considera el «paradigma tecnocrático», de la mano de tecnologías como la inteligencia artificial, el Papa es crítico con la idea «de un ser humano sin límite alguno, cuyas capacidades y posibilidades podrían ser ampliadas hasta el infinito gracias a la tecnología».
«Hemos hecho impresionantes y asombrosos progresos tecnológicos, y no advertimos que al mismo tiempo nos convertimos en seres altamente peligrosos, capaces de poner en riesgo la vida de muchos seres y nuestra propia supervivencia», advierte.
Para el Papa, de esa forma, «la decadencia ética del poder real se disfraza gracias al marketing y la información falsa, mecanismos útiles en manos de quienes tienen mayores recursos para incidir en la opinión pública a través de ellos», en un contexto en el que «la lógica del máximo beneficio con el menor costo, disfrazada de racionalidad, de progreso y de promesas ilusorias, vuelve imposible cualquier sincera preocupación por la casa común y cualquier inquietud por promover a los descartados de la sociedad». Télam

Subir