Un fiscal norteamericano acusó de terrorismo a un oficial de alto rango de Hezbollah por su participación en el ataque a la AMIA

Mundo

Un fiscal norteamericano acusó de terrorismo a un oficial de alto rango de Hezbollah por su participación en el ataque a la AMIA

Un fiscal norteamericano del Distrito Sur de Nueva York, acusó hoy bajo cargos de terrorismo a un alto cargo de Hezbollah por su participación en el ataque a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), perpetrado en julio de 1994. En una investigación conjunta con el FBI, el fiscal Damian Williams anunció este miércoles la imputación contra Samuel Salman El Reda, un jerarca de la organización extremista, quien ya era buscado por Interpol a pedido de la justicia argentina.
De acuerdo al funcionario del Departamento de Justicia norteamericano, El Reda está acusado de conspirar para proporcionar y proporcionar apoyo material a Hezbollah, una organización libanesa chiíta designada como terrorista por los Estados Unidos y Europa. Los cargos contra el fundamentalista figuran en un acta hecha pública en un tribunal federal de Manhattan.
El fiscal Williams, durante su presentación, indicó que “durante décadas Samuel Salman El Reda ha dirigido operaciones terroristas en nombre de la Organización de la Yihad Islámica de Hezbollah, incluido un atentado perpetrado en 1994 en Buenos Aires que masacró a 85 víctimas inocentes”. El funcionario del Distrito Sur de Nueva York resaltó el trabajo en conjunto que realizó junto a Matthew G. Olsen, Fiscal General Adjunto del Departamento de Justicia, James Smith, Director Adjunto del FBI en Manhattan y Edward A. Caban, del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York.
“Los fiscales de carrera de esta Fiscalía no han olvidado el dolor y el sufrimiento que supuestamente ha causado El Reda, y agradecemos la dedicación de nuestros colaboradores policiales en la persecución de este importante caso. El Distrito Sur de Nueva York sigue siendo líder en la persecución de terroristas violentos y organizaciones terroristas, y no descansaremos hasta que quienes crean el caos y la destrucción sean llevados ante la justicia”, remarcó Williams.
En la acusación, a la que accedió Infobae, puede leerse que El Reda -además de su participación en el ataque terrorista a la AMIA- “ayudó a reclutar, entrenar y dirigir a los operativos de la Organización Jihad Islámica (OJI). Actuando principalmente desde el Líbano, El Reda desplegó operativos de la OJI en Tailandia, Panamá y Perú, entre otros lugares, para llevar a cabo una vigilancia preoperativa en apoyo de la planificación de atentados y para ayudar a almacenar precursores de explosivos como nitrato de amonio y planificación de atentados”.
La OJI, también conocida como “Organización de Seguridad Exterior”, y “Unidad 910″, es el brazo armado de Hezbollah que se centra en el terrorismo y la recopilación de información de inteligencia fuera del Líbano.
El Reda, activo sobre todo a partir de la muerte en 2008 de Imad Mughniyed -otro miembro de Hezbollah implicado en la AMIA-, nació en Líbano en 1963 y se mudó a Colombia donde consiguió ciudadanía que le sirvió para moverse más libremente por América Latina. Ya en la región, se estableció en 1987 en la Triple Frontera, el área comprandida entre los límites geográficos de Brasil, Paraguay y Argentina, donde convive una gran comunidad musulmana y desde donde se cree que se planificó el ataque terrorista de 1994.
Desde ese lugar, El Reda comenzó a mantener lazos cada vez más estrechos con Mohsen Rabbani, clérigo chiíta y diplomático iraní en Buenos Aires. Rabbani también figura entre los funcionarios iraníes que son buscados por la justicia argentina por su participación en el sangriento atentado.
De acuerdo a la acusación de Williams, El Reda y los demás miembros de la célula operativa “conspiraron, confabularon y acordaron juntos y entre sí proporcionar ‘apoyo material o recursos’, a saber, bienes tangibles e intangibles, formación, servicios, asesoramiento y asistencia de expertos y personal a una organización terrorista extranjera, a saber, Hezbollah, que en todo momento fue designada por el Secretario de Estado como organización terrorista extranjera desde 1997″.
El documento también explica que meses antes del ataque en Buenos Aires, Rabbani abrió una cuenta bancaria en la capital argentina donde recibió, entre abril y julio de 1994, alrededor de 150 mil dólares desde la entidad Bank Melli Iran, también sancionada por el Departamento de Estado norteameicano. La acusación también detalla todas las comunicaciones que mantuvieron ambos los días previos a la voladura, desde las inmediaciones de la AMIA e incluso desde el Aeropuerto Jorge Newbery.
El Reda también fue acusado por intentar introducir material explosivo a Tailandia así como realizar vigilancia e inteligencia sobre embajadas de Israel y Estados Unidos en Panamá. La Fiscalía dice tener probada, además, la participación del terrorista en ejercicios de entrenamiento a otros operativos en explosivos, uso de fusiles de asalto y de lanzagranadas.
James Smith, del FBI y clave en la investigación, dijo: “El mal y el horror causados por el terrorismo llegan a todos los rincones del planeta. Samuel Salman El Reda estaba presuntamente implicado en la realización de actividades terroristas en nombre de Hezbollah en todo el mundo”. Infobae

Subir